• Alces sueltos

    A los alces machos les crecen las nuevas astas cada verano y las renuevan después de la época de celo en otoño. Este alce macho magníficamente coronado vive en Ähtäri Zoo en el centro de Finlandia.

  • Las alces madres dan a luz a uno o dos terneros en mayo o junio. Estos becerros nacieron en Moose Manor, un parque de atracciones de alces cerca de Jämsä en el centro de Finlandia.

  • A pesar que los alces en los bosques, tienden a ser tímidos con la gente, los vecinos de Moose Manor son fácilmente accesibles y posarán desvergonzadamente para las fotos.

  • Laila (izquierda) y el alce macho Jorma (derecha) son dos de los mansos residentes que saludan a los visitantes del Moose Manor.

  • Los alces son sorprendentemente buenos nadadores. A veces se alimentan de plantas acuáticas, o pueden tomar un baño en un lago sólo para refrescarse. Sus enormes cabezas que se levantan sobre las olas pueden parecer como una especie de extraño monstruo de lago.

  • ¡Cuidado, hay alces! Las señales de tránsito a lo largo de muchas carreteras finlandesas recuerdan a los conductores a estar precavidos por si se cruza un alce suelto, sobre todo al amanecer y al atardecer.

  • Cuando son domesticados, los alces son increíblemente amables y les encanta hacer amigos con la gente.

  • La larga experiencia de Santa Claus trabajando con renos le ha ayudado a hacerse amigo de los alces en el parque de Ranua en Laponia.

  • Recomendado

    Puede que también te gusten estos artículos:

    • Blanca caminata

      Blanca caminata

      Caminar con raquetas de nieve es una forma estupenda de experimentar los bosques invernales de Finlandia.

    • El alce: el rey del bosque finés

      El alce: el rey del bosque finés

      A diferencia de los renos, los alces son animales auténticamente salvajes y evitan el contacto con los humanos todo lo posible. Es difícil avistarlos.

    • I wish I was
      in Finland

      – Recibe novedades de primera mano y noticias en nuestro grupo de Facebook.

Alces sueltos

Mientras camina en un bosque finlandés puede ser sorprendido al ver o escuchar a un animal, del tamaño de un caballo, estrellarse entre la vegetación. Los extensos bosques finlandeses son el hogar de alrededor de 100.000 alces.

Un gran alce macho puede pesar hasta 700 kilogramos. Estos reyes de la selva son un espectáculo imponente, con sus enormes coronas de astas palmeadas. Pero en general son tímidos, fuera la época de celo en otoño.

Teniendo en cuenta su enorme tamaño, sorprendentemente rara vez se ve un alce. Por lo general, durante el día se refugian en el denso bosque, se alimentan de plantas forestales. Ellos aparecen cuando dejan sus árboles y se aventuran a pastar en los pantanos, prados y campos en las horas del crepúsculo cerca del amanecer y el atardecer.

ALCES Sueltos

Las señales de advertencia a lo largo de muchas carreteras en Finlandia, alertan a los conductores a tener que mirar con atención si algún alce cruza la calle. Muchos tramos de las principales carreteras cuentan con vallas altas para evitar accidentes ya que puede ser fatal para los usuarios de la carretera si algún animal distraído cruza la pista.

En Finlandia, cada otoño, entre 35.000 y 50.000 alces son pegados un tiro por cazadores autorizados. Los cupos de caza se fijan dependiendo del número de terneros nacidos en mayo y junio.

Los alces se tienen que limitar cazando, porque hoy en día los lobos y sus otros depredadores salvajes naturales son escasos en Finlandia. La caza de alce es una actividad muy popular en las zonas rurales de Finlandia, donde hay 310.000 cazadores registrados.

Clubes de caza forman los centros sociales de muchos pueblos. La mayor parte de la carne de alce es compartida por los cazadores, sus familiares y amigos, pero algunos lo encaminan hacia los supermercados o cocinas de los restaurantes especializados en platos tradicionales finlandeses.

Alces en parques y zoológicos

Los alces se pueden ver en cualquier lugar de Finlandia, incluyendo parques y otras áreas verdes de las ciudades. Son absolutamente inconfundibles, ya que son mucho más grandes que el reno semi-domesticado que deambula por el norte de Finlandia o que el venado de cola blanca y el corzo que viven en los bosques del centro y sur de Finlandia.

Para los que buscan con más exactitud el paradero de los alces, pueden dirigirse a Ähtäri Zoo en el centro de Finlandia o a la reserva natural de Ranua en Laponia.

En Moose Manor (Mansión de los alces) cerca de Jämsä en el centro de Finlandia, cuatro alces mansos y amigables pueden ser admirados y acariciados por los visitantes en sus potreros cercados, fuera del bosque, detrás de un pintoresco y antiguo caserío.

Alces cautivos pueden acostumbrarse a la gente, pero su naturaleza sensible y tenaz los hace imposibles de ser domesticados o utilizados como animales de trabajo.

Moose Manor también dispone de un restaurante donde la carne de alce (¡de otras fuentes!) es servida en varios platos sabrosos.

 

Categorías:
Salvaje y Libre

Para ser verdaderamente libre, todo lo que necesita es la naturaleza virgen y un toque de locura en su sangre.

Más
Más del directorio