• Ari: el capitán del barco de vapor

  • Hay muchos modos de disfrutar de las vías navegables del interior de Finlandia en barco. Un viaje en barco de vapor es sin duda el más exótico. Si hay muchos pasajeros, puede que los barcos naveguen en convoy.

  • El entusiasmo de Ari Juva por los barcos de vapor le surgió de pequeño. Se compró su propio barco en los años 70 tan pronto como pudo permitírselo

  • Para los fineses, unas vacaciones no lo son de verdad sin una sauna. El S/S Antero de Ari Juva siempre va acompañado de una gabarra con sauna. Después de la sesión de sauna, toca zambullirse en el lago.

  • Hay mucho que hacer en el puerto en verano. Cada año se organiza en el lago Saimaa una regata especial de barcos de vapor.

  • Todos los barcos de vapor que todavía funcionan en Finlandia se construyeron hace casi cien años. La tecnología del pasado y la pátina del tiempo hacen de estos cruceros una experiencia inolvidable.

  • Saimaa es el lago más grande de Finlandia y un paraíso para el marinero. El gran lago tiene casi 15.000 kilómetros de costa y más de 13.000 islas.

  • Recomendado

    Puede que también te gusten estos artículos:

Ari: capitán del barco de vapor

La región de los lagos de Finlandia es un destino de ensueño para el marinero. Ari Juva lleva décadas navegando con su barco de vapor por el lago Saimaa. 

Una conocida canción finesa dice que, en la vida, lo único que vale la pena hacer es navegar. La mayoría de fineses entendemos esta letra como una broma. Por lo que a nosotros respecta, lo único que se necesita para pasar las vacaciones de verano es una cabaña con su sauna en mitad de algún bosque remoto; hacerse con un velero no es imprescindible. Sin embargo, hay quienes no tienen bastante con disfrutar de las vistas del agua desde la orilla, y solo sienten que están de vacaciones de verdad cuando la proa del barco se aleja del embarcadero. Una de estas personas es el comodoro (presidente, en otras palabras) de la Asociación Finlandesa de Yates de Vapor, Ari Juva.

De pequeño le entró el gusanillo del barco de vapor

– Desde que era pequeño, los barcos a vapor han sido mi hobby. Me entró el gusanillo a los diez años, cuando me subí a un barco en el lago Päijänne con mi tío y padrino. La asombrosa tecnología del barco a vapor (quemar la madera para producir el vapor que pone el barco en funcionamiento, y el estruendoso y grave rugir del motor) era tan diferente a la de los barcos normales… Me quedé embelesado ante aquel ajetreo.

Siempre pensando en barcos de vapor

– Me compré mi propio barco, el S/S Antero, a principios de los años 70; tan pronto como reuní el dinero necesario. El Antero (nombre finés equivalente a “Andrés”) se construyó en 1924 y se utilizó en sus inicios para remolcar gabarras. En los años 60 se seguía utilizando para transportar balsas de leños al aserradero, antes de que se retirara de la circulación y yo me hiciera con él. Aunque los viejos barcos de vapor se construían con gran maestría y todavía conservan casi todas sus piezas originales, hay mucho trabajo que hacer para ponerlos al día, y es necesario dedicar todos los fines de semana del invierno a tareas de mantenimiento.

Saimaa es el paraíso del marinero

– Mi afición por los barcos de vapor no se habría intensificado de no ser por el lago Saimaa, el más grande de toda Finlandia. Compuesto por un laberinto de diversos lagos, Saimaa es el paraíso del marinero. El gran lago tiene casi 15.000 kilómetros de costa en el continente y en sus más de 13.000 islas, por lo que, cuando navegas, siempre disfrutas de paisajes diversos y riberas desiertas en las que desembarcar fácilmente. Eso le da una emoción añadida al viaje que es imposible de hallar en ningún otro lugar.

Región de los mil lagos
Más