• ¿Cómo son
    los finlandeses?

    En cierto modo, los finlandeses son un tipo de gente bastante peculiar, que secretamente disfruta llevar esa imagen dentro de uno mismo, aunque no siempre fuera cierto. Un finlandés contará cuentos con una cara seria, se reirá internamente y seguirá tan lejos con las historias hasta que todo el mundo se lo crea. Bromear con alguien (o incluso a costa de alguien) es una manera finlandesa de decir “me gustas”. Probablemente sería justo decir que los finlandeses son civilizados y sociables, pero tienen una forma pícara de demostrarlo.

  • A los finlandeses les gusta competir en todo, y si no se pueden encontrar las disciplinas adecuadas, se inventa una – fútbol en el pantano, ¿quién se anima? Hay decenas de concursos absurdos que pasan en el país durante todo el verano, y aunque los trofeos sean codiciados, debe admitirse que, al final del día, los eventos son meras excusas para disfrutar de fiestas memorables.

  • Los finlandeses son muy activos a la hora de promover su imagen de tímidos e introvertidos, y suelen hacer bromas al respecto. “Es una conciencia lúdica. A diferencia de los estereotipos en muchos otros países donde las personas no se atreven a hacer chistes sobre uno mismo, la mayoría de los finlandeses parecen muy conscientes de su imagen y no lo toman demasiado en serio”, dice el Neoyorkino Chris Wlach.

  • Cuando te invitan a una casa finlandesa, sabes que te reuniras con los finlandeses en su lugar más intimo. No necesitas vestirte elegante, actuar con rigidez o algo por el estilo – informal es la palabra. La hospitalidad finlandesa se mostrará en forma de alimentos y bebidas sin fin, y cuanto más tranquilo esté, más será del agrado de los anfitriones. Aquí es donde comienza las amistades de toda la vida.

  • No hay nada más finlandés que la sauna, una forma de vida que se pasa de generación en generación. Además de la limpieza, tanto física como espiritual, la sauna solía ser una puerta de entrada y salida de este mundo: en los viejos tiempos, las mujeres daban a luz en las saunas, y tras la muerte de una persona,allí se le daría al cuerpo un lavado final. Los finlandeses no son el tipo de personas que salen a las calles cuando no están contentos por ciertas cosas, pero limitar su derecho a la sauna – no te atrevas a hacerlo – sin duda causaría un escándalo de proporciones sin precedentes. Y es verdad, lo hacemos normalmente desnudos.

  • El verano finlandés es corto, sólo alrededor de tres meses, pero se celebra con mucho entusiasmo. La cantidad de eventos que se celebran es simplemente asombroso, desde festivales musicales de gran escala hasta los mercadillos y ferias en la plaza. Asegúrese de que en las noches claras del verano los fiesteros no se queden sin su baño a vapor.

  • En algún momento del verano, disfrutar del paisaje rural es una necesidad para todos los finlandeses. Lo ideal sería que se aloje en una casa de campo cerca del mar o lago, el tiempo se gasta haciendo nada, salvo el asado en la barbacoa, el chapuzón de vez en cuando en el lago y en general es sólo pasar el rato. Durante todo el día de luz solar, la vida en cabaña es la mejor manera de recargar las baterías y olvidarse de las preocupaciones cotidianas, como los horarios y las citas. Simplemente el estar allí es una sensación extrañamente maravillosa.

  • La primavera es un tiempo increíble en Finlandia, sobre todo en Laponia, la provincia situada más al norte, donde los finlandeses acuden para las temporadas de esquí desde febrero hasta mayo. El sol de la primavera y las condiciones ideales al aire libre son perfectos para combinar la diversión y el ejercicio, y los centros turísticos de todos los lugares están llenos de personas amables y risueñas. Se dice que los finlandeses nacen con los esquís atados a sus pies, pero sin duda también puede salir de fiesta con ellos.

  • Los finlandeses se ven como reservados, pero la calma sería una descripción más apropiado en la mayoría de los casos. La calma funciona hasta que ponga un finlandés a cargo de un vehículo motorizado – entonces está todo listo! A los finlandeses les gusta pensar de sí mismos como la nación más rápida de la tierra, y con el número de campeones del mundo en Rally y Fórmula Uno que hemos producido, la demanda no es muy exagerada.

  • En Finlandia, la naturaleza nunca está lejos y los finlandeses definitivamente tienen una cercana relación con ella. Conseguir escapar de la civilización es algo que se valora mucho y caminar en el bosque es una manera simple, pero excelente de ordenar tus pensamientos y oírte a ti mismo aunque sea de vez en cuando.

  • En muchos países, el Primero de Mayo es el día de los trabajadores, pero en Finlandia se ha convertido más en un carnaval. Los graduados de escuelas secundarias usan sombreros blancos y van de picnic, pero el día también es celebrado por todos los demás. El Primero de Mayo es una especie de festival público que establece el tono para el comienzo de los innumerables eventos de verano que se avecinan. ¡Prepárese para una larga jornada!

  • Finlandia es un país de extremos y contrastes – por ejemplo, se alternan inviernos fríos y oscuros, con veranos cálidos y llenos de luz. Por alguna razón, los finlandeses tienen que acentuar esto, nadando en aguas heladas mientras se bañan en saunas a vapor. Ahora que lo pienso, las condiciones climáticas extremas deben haber contribuído a que los finlandeses quieran poner a prueba sus límites tan intensamente. La razón por la que somos así, probablemente no esté clara, incluso para la mayoría de los finlandeses, es sólo algo con lo que nacemos, para bien o para mal.

  • Recomendado

    Puede que también te gusten estos artículos:

    • Cuatro estaciones en el archipiélago finlandés

      Cuatro estaciones en el archipiélago finlandés

      Si el archipiélago finlandés y la extensa costa Báltica le hacen pensar en hermosos días de verano llenos de navegación y canotaje, está definitivamente en el camino correcto. Pero la costa finlandesa le invita para grandes experiencias a lo largo del año.

    • I wish I was
      in Finland

      – Recibe novedades de primera mano y noticias en nuestro grupo de Facebook.

¿Cómo son los finlandeses?

Los finlandeses son cálidos, abiertos y sinceros, a pesar de que ellos puedan decir exactamente lo contrario.

Si alguna vez has conocido a un finlandés, lo más probable es que le halla comentado sobre el carácter reservado de sus compatriotas. Pero no tengas miedo – no somos monstruos taciturnos.

Los finlandeses son conversadores y hospitalarios, pero el mito de que el finlandés es introvertido todavía está presente y más aún al interior del país. Y los finlandeses, con su humor auto-despreciativo, será el primero en dejárselo notar a los extranjeros.

“Un finlandés introvertido se mira los zapatos cuando te habla; un finlandés extrovertido te mira los zapatos a ti.” Así reza un popular chiste finlandés.

¿Reservado? ¡Nada que ver!

“Mi profesor de finlandés y mis amigos me habían dicho que los finlandeses tienen fama de reservados; es curioso, porque esa no ha sido mi experiencia”, dice Chris Wlach, un abogado que vive en Nueva York, estudió finlandés en la universidad y ha visitado el país en dos ocasiones.

¿Por qué hacemos eso? ¿Por qué nos rebajamos cuando no hay necesidad de ello?

Silencio es comunicación

El muy peculiar código de comunicación podría tener algo que ver con esto. Los finlandeses no son grandes elocuentes entre charlas y los pequeños momentos de pausa en las conversaciones no se consideran un incómodo.

El silencio significa simplemente que la persona no tiene nada esencial que decir. No hay necesidad de llenar los vacíos en la conversación de una charla.

Por otro lado, los finlandeses son francos – nosotros decimos lo que queremos hacer “Vamos a tomar una cerveza en algún momento” en realidad significa que la otra persona estará esperando que tarde o temprano usted se pondrá en contacto con ella para salir a tomar una copa.

¡Adelante!

Los finlandeses son más relajados en su casa, y ser invitado a la casa de alguien no es inusual. Aquí es donde la hospitalidad finlandesa sale a relucirse.

Alison Daly, una británica que trabó amistad con finlandeses nos cuenta: “Había oído decir que los finlandeses serían más fríos, pero cuando te invita un amigo no hay ningún muro entre vosotros. Todo el mundo me acogió muy bien.”

Categorías:
Más del directorio