Conducir por Finlandia

Para muchas personas de otros países europeos, conducir por carreteras sin tráfico ya supone unas vacaciones en sí mismas. Las carreteras en Finlandia suelen tener poco tráfico y los conductores tienen por única compañía el sol del atardecer.

Los atascos son algo desconocido en Finlandia; al menos no se pueden comparar con los que se viven en Europa central. Puede que oigas a los finlandeses quejarse del tráfico, pero nunca oirás quejarse a alguien de fuera. Su actitud es completamente distinta a la de los habitantes de las grandes ciudades: para un finlandés, un retraso de un par de minutos equivale a “tráfico intenso”. Hay empresas de alquiler de coches en todas las ciudades y localidades principales, además de en los aeropuertos. Vale la pena reservar por adelantado, y es necesario disponer de una tarjeta de crédito. Siempre que tu carnet de conducir sea de la UE o de Suiza, puedes salir a las carreteras finlandesas de inmediato.

Salvaje y libre

Para ser verdaderamente libre, todo lo que se necesita es la naturaleza virgen y un toque de locura en la sangre.

Salvaje y libre