Delicias de verano

Fresco, sencillo y regional

Durante el invierno finlandés no hay nada mejor que un delicioso estofado para calentar el cuerpo y el alma. En verano los platos se vuelven más ligeros, frescos y de fácil preparación. Nuestro clima frío propicia un cultivo lento cuyo resultado son productos frescos y de sabor intenso. Desde las bayas de final del verano a las patatas de primavera, los sabores son únicos y puros. La vida sencilla en la cabaña de verano y la proximidad de la naturaleza hacen del período estival la época perfecta para los alimentos frescos, sencillos y regionales.

Texto de Nina Ijäs