En lo más alto

Échale un vistazo a la forma geográfica de Finlandia y entenderás por qué la llaman “la doncella finesa”.

La punta de su pulgar es la única parte del país donde las cimas de las montañas se elevan hasta 1.000 metros por encima del nivel del mar. Entre estas montañas se encuentra una diminuta aldea llamada Kilpisjärvi, que acoge a unos cien habitantes de forma permanente.

Uno de ellos es el guía de motos de nieve de 25 años de edad, Jussi Rauhala. Dado que la temporada de nieve en Kilpisjärvi puede durar desde octubre hasta principios de junio, es ideal que Jussi sea un gran fan del invierno. Como la mayoría de las personas que viven tan arriba en el norte, a él simplemente le encanta. Dada la excepcional belleza del blanco y árido paisaje que tiene de fondo durante sus excursiones diarias, no es de extrañar que así sea.