Explora la naturaleza en una motonieve

Las motos de nieve es algo así como conducir una motocicleta en la nieve, y muchos opinarían que es mucho más divertido. Conducir a través de un bosque plateado en un monstruo de máquina da una adrenalina que deja a la gente enviciada.

El paisaje invernal desértico es tan mágico como las historias que allí acontecen, y un motor rugiendo entre las piernas trae un aspecto totalmente nuevo para sumergirse en ella. Escaparse por un paisaje nevado es posible durante los seis meses de invierno, pero el tiempo más favorable es en la primavera, con largos días de sol que ponen en evidencia lo mejor de la inmensa belleza natural a lo largo de las rutas.

La mejor manera de subirse a una motonieve es optando por un tour guiado. A los primerizos se les ofrecerá una primera lección de conducción, que es bastante sencillo: el acelerador en la mano derecha y el freno en la izquierda. Con la conducción normal preventiva, rara vez es necesario el freno. Los conductores experimentados pueden alquilar una moto de nieve por su cuenta. Si sales sin guía, asegúrate de estar familiarizado con con la ruta y que puedas conducir adecuadamente el vehículo, ya que la tentadora moto de nieve es demasiado poderosa y peligrosa para los conductores ocasionales.

Salvaje y libre

Para ser verdaderamente libre, todo lo que se necesita es la naturaleza virgen y un toque de locura en la sangre.

Salvaje y libre