• Paula, la farera de Bengtskär

  • El faro de Bengtskär es el destino finés más meridional. Está situado en una pequeña isla desnuda de árboles. Desde tiempos inmemoriales, el mar ha cincelado las rocas, dándoles formas redondeadas.

  • Construido en 1906, el faro de Bengtskär es el más alto de los países nórdicos. Durante la guerra, en 1941, se libraron encarnizadas batallas por el control de la isla cuyas huellas todavía son visibles en los escalones que llevan a la torre.

  • Paula Wilson y su marido viven en el faro desde hace 16 años. Lo cuidan y tienen un pequeño hotel que abre de junio a septiembre.

  • Una isla solitaria, a kilómetros de cualquier lugar habitado, es un lugar cautivador. En las noches de verano no se pone el sol, ni siquiera de madrugada.

  • “Lo tenemos delante de las narices, por así decirlo, y ya a lo lejos está la gente que vive en las islas que están mucho más cerca del continente. Es increíble solo pensarlo, ¿no os parece?” – Papá Mumin

  • Recomendado

    Puede que también te gusten estos artículos:

    • Turku encantadora

      Turku encantadora

      En verano, la ciudad se desborda con acontecimientos y festivales: tango, edad media, música, teatro, arte, diseño y mucho más.

    • I wish I was
      in Finland

      – Recibe novedades de primera mano y noticias en nuestro grupo de Facebook.

Paula, la farera de Bengtskär

Visitar el faro de Bengtskär es para los fineses casi como ir de peregrinaje: algo que hay que hacer una vez en la vida. Paula Wilson, la farera, nos explica por qué es un lugar tan especial.

“Quizá sea el faro más grande jamás construido. Y, ¿os dais cuenta de que esta es la última isla de todas? Nadie vive más allá, porque solo hay mar… Lo tenemos delante de las narices, por así decirlo, y ya a lo lejos está la gente que vive en las islas que están mucho más cerca del continente. Es increíble solo pensarlo, ¿no os parece?”

– El personaje de Papá Mumin en “Papá Mumin y el mar”

Un encanto particular

- Visité por primera vez Bengtskär en el verano de 1968, cuando acababa de prometerme con mi marido. Jamás olvidaré el impacto que me causó. Aquella isla solitaria, a kilómetros de cualquier lugar habitado, parecía un lugar encantado. Era como estar en alta mar, pero con los pies bien firmes en la tierra.

El renacer del faro

A principios de los 90, el faro de Bengtskär, antes de aspecto imponente, estaba muy deteriorado después de haber pasado 25 años vacío. Mi marido y yo pedimos con insistencia a la Universidad de Turku, dueña del edificio, que lo sacara a flote. Así el edificio logró renacer. Desde entonces lo hemos restaurado para que recupere su aspecto original, y lo hemos alquilado para que funcione como museo. Además, hace ya 16 años que vivimos aquí. Cuidamos del faro y tenemos un pequeño hotel en el edificio, que tiene como atractivo una sauna de granito construida en 1907 en la que nuestros huéspedes pasan agradables veladas.

Un lugar con historia

- Bengtskär es el faro más alto de los países nórdicos, además de ser un impresionante lugar de interés histórico nacional lleno de romanticismo. El faro desempeñó un papel importante en la historia de Finlandia: se construyó en 1906 y, hasta que llegó la Guerra de Invierno, cinco familias vivían en la isla todo el año. Cuando empezó la segunda guerra ruso-finlandesa en 1941, tuvo lugar una encarnizada batalla por el control del lugar cuyas huellas son visibles la actualidad. Aún es posible sentir la estela que dejó este suceso en el ambiente. La historia del edificio y el destino de los antiguos habitantes de la isla causan una profunda impresión en el ánimo de los visitantes, y permanece en la mente de quienes residen en la isla.

la esencia de la belleza

- La isla de Bengtskär es pequeña, no tiene árboles y solo se extiende 2 hectáreas. Desde tiempos inmemoriales el mar ha cincelado las rocas con delicadeza, dándoles formas redondas. Desperdigados en pequeñas ensenadas y agujeros en la roca se ven nidos de pájaros: cientos de ellos están habitados en verano. Pero lo que de verdad llama la atención es cómo cambia el tiempo cuando se está tan lejos del continente; a veces el mar está completamente tranquilo y, en cuestión de minutos, enormes olas rompen contra las rocas.

Abierto a todos

- Aunque Bengtskär es mi hogar, lo más importante es que es un faro que pertenece a toda Finlandia. Es una parte importante de nuestro legado cultural; un tesoro nacional como nuestros castillos y nuestras iglesias. El faro está abierto al público todos los días, de junio a septiembre.

Archipiélago y costa
Más