La tierra de los mil lagos

Hacer un viaje por la Región de los lagos es como ir al corazón de la identidad finlandesa. Uno de los lugares de nacimiento más importantes de la identidad finlandesa son los bosques de color verde oscuro, las colinas onduladas y los lagos brillantes que cubren la mayor parte del centro de Finlandia.

Conduce por Finlandia en verano y verás que dos colores dominan el paisaje: el verde y el azul. El paisaje boscoso está salpicado de parcelitas de agua (o al revés, en algunas zonas) tan numerosas que han hecho a Finlandia merecedor del apodo “la tierra de los mil lagos”. De hecho, este sobrenombre se queda corto, ya que hay un total de 188.000 lagos en Finlandia. Desde la zona metropolitana que rodea Helsinki hasta Inari, en Laponia, Finlandia está plagado de oasis de azul cristalino.

Los fineses sienten una cierta cercanía con el elemento acuático, además de ser un medio de vida para muchos. La región de los mil lagos, al este de Finlandia, es donde está situado el lago Saimaa, que es el mayor de todo el país. Es el hogar de la foca anillada de Saimaa, una de las especies en mayor peligro de extinción del mundo. Además, acoge varias ciudades en su costa.