Una inolvidable Navidad en familia

La Navidad es el momento idóneo para que las familias creen nuevos recuerdos juntos, pero suele terminarse antes de que nos demos cuenta. Aquí es donde Finlandia entra en juego, con un invierno de ensueño tan encantador que hasta Santa Claus lo considera su hogar.

Ya pienses en visitar el norte o el sur, tu familia siempre recordará con cariño vuestro viaje a Finlandia: ¿te acuerdas de cuando mamá condujo una moto de nieve? ¿Y del paseo en trineo, y de cuando papá se cayó patinando sobre hielo? Y cómo olvidar cuando conocimos a Santa…

La aldea de Santa Claus, situada bajo el círculo polar ártico, ofrece a los visitantes una diversión tan festiva que no hay bastón de caramelo que les saque del atolladero. Puedes estudiar en la escuela de los duendes, hornear con la señora Claus y, después, ir bajo tierra para disfrutar de un inolvidable encuentro con Santa. Joulukka, también en el círculo polar, acoge el Centro de Pedidos Navideños. Se describe como uno de los secretos mejor guardados de Santa, y es un hervidero de actividad por parte de los duendes. Ojo: ¡solo se permite la entrada a los niños buenos!

 

Silencio, por favor

Con las prisas y aglomeraciones de la vida moderna, las rarezas son lo que más valoramos, como el espacio, la tranquilidad y el tiempo. El espacio para respirar, un tiempo para soñar … se pueden encontrar estos tesoros en Finlandia, donde los lagos son muchos y la gente poca.

Silencio, por favor